Los girasoles ciegos, de Alberto Méndez

por
Advertisement
Sobre el libro

Fecha de publicación: Enero 2004
Número de páginas: 155

Sinopsis: Un capitán del ejército de Franco que, el mismo día de la Victoria, renuncia a ganar la guerra; un niño poeta que huye asustado con su compañera niña embarazada y vive una historia vertiginosa de madurez y muerte en el breve plazo de unos meses; un preso en la cárcel de Porlier que se niega a vivir en la impostura para que el verdugo pueda ser calificado de verdugo; por último, un diácono rijoso que enmascara su lascivia tras el fascismo apostólico que reclama la sangre purificadora del vencido. Son historias de los tiempos del silencio, cuando daba miedo que alguien supiera que sabías. Cuatro historias, sutilmente engarzadas entre sí, contadas desde el mismo lenguaje pero con los estilos propios de narradores distintos que van perfilando la verdadera protagonista de esta narración: la derrota. Premio Nacional de Literatura 2005, Premio de la Crítica 2005, Premio Setenil 2004.

Opinión personal

´Los girasoles ciegos´es uno de esos libros que estoy harta de ver y de oír sobre él pero que, hasta ahora, no había planteado leerme. Tampoco había visto la película, y a decir verdad ni siquiera conocía su sinopsis, pero me animé a lanzarme a él y me ha encantado.

'Los girasoles ciegos' es el único libro publicado por su autor, Alberto Méndez, quien trabajó durante toda su vida en el mundo editorial y quien pudo ver su libro publicado pocos meses antes de morir. No pudo, sin embargo, conocer el éxito de su obra ni su posterior adaptación al cine.

El libro recoge cuatro relatos cortos que tienen lugar con la guerra civil como telón de fondo. Son relatos independiente y con temática diferente, pero que conservan un sutil hilo conductor. En la primera encontramos un capitán del ejército que decide cambiarse de bando el día antes de que los suyos ganen la guerra; en el segundo un jóven que decide esconderse en la montaña junto a su novia, quien está a punto de dar a luz; en el tercero conocemos a un preso que intenta alargar su vida a base de mentiras y en la cuarta y última, la que además da nombre al libro, seremos partícipe de la vida de un diácono que se ve invadido por la lujuria.

Es una lectura que he disfrutado muchísimo, aunque he sentido en cada una de ellas la dureza. Con cada página que leía y con cada hecho que acontecía no podía evitar 'ojalá se arregle', 'ojalá se salve', 'ojalá tenga un final feliz'.... pero este libro recoge cuatro derrotas que son aún más dura por ser reales, por ser el testimonio de lo que nuestros antecesores vivieron en el horror de la guerra.

Creo que, en la actualidad, 'Los girasoles ciegos' es una de las lecturas que algunos institutos ponen como obligatoria; creo que está muy bien elegida y ojalá sean muchos los adolescente que, a pesar de llegar a ella de manera obligada, sean capaz de disfrutarla, aprender y querer saber más. Si como yo, aún no habías encontrado el momento de leerla, te animo a hacerlo. Una lectura que, sin duda, no deja indiferente a nadie.

7 comentarios :

  1. La leí hace mucho y también la disfrute.

    ResponderEliminar
  2. Ví la película hace tiempo, y me gustaría algún día leerlo. Seguro que me aporta mucho.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco he visto la película. Este libro me lo recomendó mi primo y quiero leelo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi me llegaron más el segundo y el cuarto relato, aunque todos son tremendos por la carga de dolor y la sensación de derrota que transmiten.
    La película sólo recoge una parte de los 4 relatos.
    Y comparto contigo que está bien elegida como lectura en los institutos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es una gran historia y la película está genial. Besos

    ResponderEliminar
  6. Para mí Los girasoles ciegos es un título imprescindible. He perdido la cuenta de las veces que he releído los relatos. Como bien dices, son historias llenas de dureza, pero que merecen ser descubiertas. Aunque las cuatro merecen la pena, siempre he sentido algo especial por la segunda. En cuanto a la adaptación cinematográfica, a pesar de prescindir de contenidos, creo que está a la altura de lo que quiso plasmar Méndez.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Un titulo que siempre tengo pendiente espero poder leerlo. Un beso

    ResponderEliminar